Se destaca la relación entre la pobreza y los recursos naturales; la cual se puede determinar en las zonas que cuentan con un mal manejo y desgaste de recursos naturales afectando directamente las condiciones de las poblaciones que se encuentran en pobreza.

Para explicar con más detalle esta relación se analizarán tres estudios de caso: uno de Guatemala, uno de África y el tercero será sobre Tailandia.

En el trabajo “Pobreza, deforestación y sus eventuales implicaciones para la biodiversidad de Guatemala”. Este estudio hace un recorrido histórico de la deforestación y presenta datos de ésta entre 1950 y 2000, en los cuales se ven reflejados los efectos negativos por la tala sobre la diversidad de especies, presentando como zona de estudio los bosques de niebla.

Se maneja que las actividades agrícolas en las áreas rurales están directamente vinculadas con la deforestación, planteando que es necesario fortalecer el sector no agrícola así como formar capital humano como estrategia para lograr un desarrollo en Guatemala que combine la conservación de la biodiversidad forestal a la vez que la reducción de la pobreza rural. Esta alternativa surge debido a que en Latinoamérica la ampliación de áreas de producción agrícola y el aumento de áreas de pastoreo han contribuido directamente a la pérdida de recursos forestales. Sin embargo, también en el artículo se le ha dado énfasis en el crecimiento poblacional, la pobreza y la utilización no sostenible de la tierra como principales causantes (Loening y Markusen 2003).

La pobreza y la deforestación pueden asociarse entre sí a través de una estructura de trabajo ocupacional no agrícolas. La inexistencia de otras alternativas de trabajo crea una restricción que con frecuencia obliga a ejercer actividades con ingresos bajos, como la transformación de áreas forestales en agrícolas, incluso cuando éstas no son aptas para este tipo de uso (Loening y Markusen 2003). Lo anterior indica que en Guatemala hay un serio problema por la falta de una alternativa diferente a realizar actividades agrícolas intensivas con baja productividad que se relacione también con el mejoramiento del nivel de escolaridad y el aumento de participación de la población rural en sectores no agrícolas que generaría menos deforestación en el país.

En el segundo estudio: “Poverty Environment nexos in África” de Charles Leyera (2005) analiza el vínculo entre pobreza y el medio ambiente en África. Afirma que cualquier plan sustentable para aliviar la pobreza debe incluir la utilización sustentable y limitada de los recursos naturales.

El aumento de la población en África contribuye a los problemas sobre la explotación de suelo y otros recursos naturales. Al igual que en el caso de Guatemala, las actividades agrícolas y de pastoreo en un suelo tan frágil y con políticas económicas inadecuadas y poco funcionales, incrementan los riesgos al deterioro del medio ambiente (Leyeka, 2005).

Un aspecto importante es que las mujeres son más pobres que los hombres, pese a esto, son precisamente las mujeres las que están más vinculadas con la conservación del ambiente y que ellas crean redes para trabajar con problemas sociales y ambientales (Leyeka, 2005, p.376).

Los países de África sustentan índices de mayor pobreza, aunado a mayores índices de mortalidad infantil y adulta que países en desarrollo de otros continentes. Leyeka revisa con detenimiento el vínculo entre pobreza y medio ambiente en África con respecto a la deforestación y a la degradación del suelo. También analiza la producción agrícola pobre, la escasez de agua, los peligros de pérdida de la biodiversidad en África y los conflictos civiles que vienen por la pobreza y el deterioro de la tierra en África.

Al igual que en el artículo sobre Guatemala, se aprecia la relación entre tener acceso a mayor escolaridad y cuidar el ambiente por el conocimiento de nuevas tecnologías para el pastoreo y la agricultura. <> Leyera (2005) indica que las políticas públicas deben incluir el manejo suficiente y eficiente de los recursos naturales, así como el cuidado de un desarrollo sustentable a largo plazo.
El tercer estudio de caso que aquí analizamos es: “The role of wild food plants in poverty alleviation and biodiversity conservation in Tropical countries”. de Claudio O. Delang.

En este caso se estudia la importancia que tiene a nivel económico, la recolección y el consumo de alimentos que provienen de plantas silvestres recolectadas entre la población de Tailandia (Ver Delang, 2007).

El autor apunta que hay tres teorías sobre la relación entre el alivio de la pobreza y la conservación ambiental. La primera indica que deben tratarse por separado. La segunda teoría fomenta que al aliviar la pobreza, la conservación ambiental será una consecuencia natural. La tercera teoría confía en trabajar a la vez en la reducción de la pobreza y la conservación ambiental (Delang, 2007, pp. 275-76).

Delang estudió el santuario de Thung Yai Naresuan en Tailandia. Su trabajo de campo incluyó dos villas del grupo étnico Pwo Karen. Gonongta tiene 840 personas y Sanepong 440 habitantes. Él seleccionó a 35 familias de estas dos villas para su estudio. Llevó a cabo entrevistas y realizó caminatas con las personas que recolectaban comida silvestre para el consumo humano.

El objetivo de esta investigación fue determinar cuánto dinero ahorraban comiendo estas especies silvestres en lugar de comprar comida en un mercado. Consideró el tiempo empleado en esta recolección y comparó lo que recolectaban con productos similares de venta en el mercado. El cálculo final es que cada familia ahorra 116.16 dólares con esta práctica de la recolección. El autor apunta que tener esta cantidad de dinero le llevaría a una persona 143 días de trabajo en el año (Ver Delang, 2007).

Un aspecto interesante de este artículo es percatarse que el manejo del tiempo en esta cultura de Tailandia es distinto al de occidente. El tiempo se vincula con algo placentero, si hace buen tiempo disfrutan la caminata para recolectar productos. Si en cambio hace mucho calor o llueve la concepción del tiempo es otra.

Estos tres trabajos indican cómo en tres continentes diferentes existe una estrecha relación entre pobreza y medio ambiente. En los tres trabajos se ofrecen estrategias importantes para trabajar con este problema.

Asimismo, el análisis de la relación entre los recursos naturales y la pobreza son temas que deben ser abordados de manera multidisciplinaria. Para abordar esta problemática de forma adecuada se requiere la asociación y concertación de los investigadores y agentes de desarrollo, fomentando la interdisciplinaridad (ciencias físicas y ciencias sociales) así como la ínterinstitucionalidad. Por tanto los temas centrales de pobreza y manejo de recursos naturales deben de ser afrontados no de manera individual sino a través de alianzas entre instituciones a nivel local, regional, y nacional, como son los organismos políticos, las ONG’s, universidades locales y regionales, grupos de productores y gobiernos municipales.

Cabe destacar que en los análisis realizados de los ejemplos anteriores, sólo se estudian bajo el nivel macroeconómico, siendo necesario relacionar la situación expuesta con los diferentes actores sociales, y la relación con otros aspectos macroeconómicos (los precios agrícolas determinados por los tratados de libre comercio, la influencia de las empresas transnacionales agroindustriales, el acaparamiento de tierras, etcétera); además de considerar la historia que cada actor social ha tenido. Puesto que cada factor tiene una afectación directa a las diferentes problemáticas, y cada actor social se desenvolverá de acuerdo a su interés y visión, muchas veces sin tomar en consideración la afectación hacia los demás.